EL ARBOL TUNG - Aceite de Tung

Vaya al Contenido

Menu Principal:


EL ARBOL TUNG

El aceite de Tung proviene de un arbol cuyas hojas son verdes brillantes  y oscuras. Su crecimiento es rápido comenzando  a producir una cosecha en su tercer año y la producción completa desde el quinto.

Vive cerca de 30 años y puede crecer hasta 10 metros de altura. La corona del árbol se desarrolla horizontalmente y tiene follaje denso de color verde. La corteza del árbol es lisa y gris.
El fruto del árbol de Tung generalmente se llama tuerca, aunque técnicamente no lo es su tamaño es el de un tomate. Los frutos crecen en racimos, cada uno dando cuatro o cinco tuercas. Cada tuerca contiene de tres a cinco semillas que son similares en forma y tamaño a una castaña. Es de estas semillas de donde se extrae el aceite. Cada semilla produce alrededor de un 20% de aceite. Cuando maduran caen del árbol y se recogen del suelo.

Las flores son pequeñas, de entre 2,5 y 3 cm de diámetro, de color blanco con tintes rosados o amarillos, con cinco pétalos, se reúnen en inflorescencias de tipo corimbo, habiendo en cada racimo unas pocas flores masculinas y muchas femeninas (la proporción en general es una masculina cada setenta femeninas).

Es un árbol maduro, de tamaño mediano, produce por cosecha entre 50 y 100 kilogramos de frutos, teniendo en cuenta que la mitad del peso lo constituye la cáscara el resto son semillas.


Necesita de veranos cálidos y húmedos para prosperar, variando la calidad de suelos aptos para su cultivo entre arenosos y los predominantemente ácidos y ricos en materias orgánicas, pero no resiste los de tipo alcalino. No conviene usar para la siembra semillas que superen el año, pues pierden rápidamente su poder germinativo. Es bueno también quitar la cáscara antes de introducirlas en la tierra pues demandan bastante tiempo para germinar, entre dos semanas y un mes.

Sembrándolas se ubicarán a unos 25 cm entre sí y se podrán trasplantar transcurridos unos diez meses. Todo ese tiempo habrá que protegerlas del calor fuerte y del frío intenso. En siembra directa en el terreno de cultivo se deberán introducir dos o tres semillas por hoyo y luego se dejará la planta que mejor aspecto tenga, descartándose las otras, lo cual demanda un gasto mayor.
A los cuatro años de vida la planta comienza su producción verdaderamente comercial, conviene dejar los frutos en el árbol pues caerán solos al madurar y ahí puede efectuarse la recolección. Hay quienes la efectúan cuando aún no han caído pero su color denota madurez, los embolsan y colocan las bolsas bajo paja. Luego hay que proceder al descortezado del fruto para dejar al descubierto las semillas, pasando luego al zarandeado que quitará todo vestigio de elementos extraños.

La producción va aumentando progresivamente hasta el décimo año, se mantiene constante unos veinte años más y hacia los treinta comienza a decaer.

Antiguamente en China la extracción del aceite se hacía tostando previamente las semillas a fuego directo y machacándolas luego entre piedras. Actualmente se utilizan prensas hidráulicas.

Mediante el prensado en frío se consigue el denominado “aceite blanco” y con el prensado en caliente se saca el “aceite negro”.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal